raqueldenora-slowcopywriting-blog-escritura-slow-ciao-a-tutti

CIAO A TUTTI!

Posiblemente no lo sepas pero yo viví en el norte de Italia durante dos años.

Me fui sin hablar más de dos palabras del idioma y aunque dicen que nos entendemos perfectamente… Ejem ejem, déjame que lo dude.

Porque los italianos hablan rápido, muy rápido. Gesticulan con ímpetu y son artistas en la persuasión. Entre una cosa y la otra, no te centras en lo que dicen.

También tienen prisa por todo, se saltan semáforos, se cuelan en la cola del supermercado y a la mínima te insultan. De hecho, los insultos fue lo primero que aprendí jajaj.

Sin embargo, defienden con pasión dos cuestiones: a su país y la buena comida.

De lo primero, no hace falta hablar. De lo segundo, sí.

Sí porque fue allí donde descubrí la palabra “slow food” o el arte de cocinar a fuego lento.

Me sorprendía mucho leerla en los restaurantes o ferias porque en España es una realidad.

¿A quién no le gusta un buen potaje cocinado durante varias horas?

Primero pensaba que era por las pizzas, porque la mayoría las terminan en menos de diez minutos. Así que, era una forma de decir “aquí se come despacio”.

No le di mucha importancia, pero durante los primeros meses descubrí que casi no había franquicias famosas de comida rápida; ni de hamburguesas, sándwiches, cafés o dulces.

¡Qué extraño!

Hasta que un día lo hablé con una profesora, sorprendida de la escasa incursión de estas cadenas. Ella me explicó que, en Italia, quieren mantener su cultura gastronómica intacta y limitan las aperturas.

También, que el término “slow food” nació en los años ochenta en Roma gracias a un grupo de personas que se manifestaron frente al primer McDonald’s de la ciudad.

Defendían las tradiciones, la buena gastronomía, el famoso carpe diem… Frente a la superficialidad de un restaurante donde no ofrecen nada más que llenar tu estómago con rapidez.

¿Por qué te cuento sobre ello?

Para que conozcas, un poco más, sobre la escritura slow.

Porque es cierto que unos textos escritos en brevedad, bajo plantillas, sin sentido, para salir del paso y ganar dinero rápido… No son la opción a largo plazo, ¿no?

Es curioso que un menú de comida rápida compuesto por: hamburguesa grande + patatas + bebida cueste casi lo mismo que un menú de restaurante con: plato principal + segundo + postre + bebida y café.

En ambos casos nos saciamos y pagamos casi lo mismo.

Pero, ¿en cuánto tiempo volvemos a tener hambre?

Por lo que escucho siempre y me sucede, en menos de una hora después de una comida rápida.

Así que, aquí está la cuestión:

¿Te gustaría arriesgarte a pagar por un contenido escrito en poco tiempo, para salir del paso, sin estrategia ni palabras clave?

Para luego, quizá, volver a tener que contratar un servicio de revisión que lo perfeccione para lograr tus objetivos.

No, ¿verdad?

Una escritura slow no significa:

+ Precio.

+ Tiempo de espera.

Simplemente se basa en garantizarte la calidad del contenido gracias a trabajar de forma personalizada contigo. Y para ello, se deben cumplir unos procesos que lo garanticen.

¿Se puede aplicar la filosofía slow en tu día a día?

Sí, también en tu trabajo.

De hecho, compartiré contigo consejos sobre esta filosofía de importante relevancia en el mundo.

Por ello, te animo a suscribirte a la lista para recibir contenido exclusivo para ti y no perderte las últimas novedades del blog.

¡Si te apetece!

❤️

Si te ha gustado, compártelo 🙂

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + catorce =

Responsable: Raquel Bango. Finalidad: moderar los comentarios. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilites estarán ubicados en los servidores de mi proveedor de e-mail y hosting 100% fiable RAIOLA  NETWORKS. Ver Política de Privacidad de RAIOLA NETWORKSDerechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento escribiendo a hola@raqueldenora.com.

Ir arriba

¿De verdad sabes escribir desde la intención para lograr resultados?

Te animo a probar, de ❤️